¿Quién soy?

Me gustaría poder decirte que mi nombre es Cyrano o Alonso Quijano, Ivanhoe, Miguel Strogoff o Maqroll.  Pero no, me llamo Jorge Solera Marín. Nací en Madrid, ciudad eso sí cercana a un lugar de La Mancha, y no en Bergerac ; soy anestesiólogo y ningún Zar me confió jamás correos secretos.  Vivo una vida carente de aventuras como casi todos mis coetáneos. No me hubiera importado galantear con la Duquesa de San Severín o ir al teatro en compañía de la de Guermantes, o compartir con Hamlet su eterna duda. A Ulises sin embargo no hubiera podido acompañarle en su nave ni aun hechizado por el canto de las sirenas; lo siento: me mareo  hasta con el movimiento de un columpio. Pero para disfrutar, soñar como Segismundo y no olvidarme  en el día a día de la lealtad, de la amistad, de la pasión o del honor y el compromiso, procuro acudir con frecuencia a las historias. Se dice que la realidad  a veces supera  la ficción. Estoy en total desacuerdo. Nunca he tenido la suerte de conocer a personajes reales como ellos. Por eso me he decidido a crear este blog a mis 56 años cumplidos, porque en esta etapa de la vida aún me quedan ganas de vivir y compartir aventuras, y de experimentar la inigualable sensación que deja el darte de bruces con cualquiera de las virtudes mencionadas.

1 comentario:

  1. Preciosa entrada! Un paseo por los clásicos de la literatura que despierta en cualquiera las ganas de volver a sumergirse en sus fascinantes aventuras. Y esto, llevado a la descripción de uno mismo, donde cada amante de la lectura se siente protagonista de alguna de estas historias, interiorizando su identidad.

    ResponderEliminar