sábado, 13 de mayo de 2017

NO PUEDES VOLAR PORQUE YA NO ERES UN NIÑO (A propósito de Peter Pan)







¿Todavía no habéis caído en la cuenta de cual es la diferencia entre un niño y un adulto? Si nos atuviésemos, Dios no lo quiera, a las disquisiciones de la psicología moderna, la respuesta sería clara y contundente: la edad.