sábado, 1 de abril de 2017

El Gran Gatsby


     Al igual que Nick Carraway, el  narrador de esta novela, confieso que de haber sido invitado creo que no hubiese asistido jamás a las fiestas de Gatsby; y de haberlo hecho, hubiese sido por el anhelo de curiosidad que a veces siento ante lo que no comprendo y sospecho que no me interesa o lo hace de manera frugal. Atendiendo a este prejuicio hubiese tenido que pagar el precio de no haber podido establecer contacto personal con el protagonista de este relato., un tipo interesante y “como es debido”.  Porque en realidad todas la acciones y elecciones de Gatsby tienen como faro un único, noble y a la postre fatal objetivo : recuperar el amor de un antiguo amor, Daisy. Según palabras literales del narrador, Gatsby poseía un don extraordinario para la esperanza, una disponibilidad romántica como nunca he conocido en nadie y como probablemente no volveré a encontrar". Así pues, nos encontramos con un personaje enamorado al igual que aquellos de antaño que aparecen y sobresalen en los buenos folletines franceses del siglo XIX como Rojo y negro, Nana o Madame Bovary. Gatsby permanece en esta historia acurrucado tratando de esconderse o aparecer, según las circunstancias, como héroe o villano, como asesino o salvador, como trabajador de éxito o como estafador pero siempre transido por el enamoramiento. Nada ha cambiado con el tiempo, nada nuevo bajo la mirada del resto de ciudadanos con los que convivimos a diario. Sin embargo la pericia literaria de Fitzgerald logra disfrazar a los personajes sumergiéndolos en la atmósfera loca y anestesiada—años más tarde sus hijos se dieron de bruces con el segundo episodio bélico— que surge tras la finalización de la primera guerra mundial. En definitiva nos encontramos de nuevo ante un tema que trasciende a tiempos, lugares y vicisitudes: el deseo de compañía, o mejor dicho, ese miedo a la soledad que todos experimentamos y tratamos de resolver con formas de relación como la amistad, el amor o la asistencia a recepciones o celebraciones. El decorado, las costumbres, los vicios y los comportamientos sociales cambian, pero los miedos y sentimientos permanecen inmutables porque pertenecen al ámbito de lo universal; se encuentran escritos en la esencia de lo humano. Cuando se presta atención a los personajes de esta novela, salvo a los estrictamente muy secundarios, todos buscan la compañía, a pesar de que mucho de ellos se encuentran unidos por convencionalismos sociales que no dudan en romper y rehacer para atarse a aquello que les procura más posibilidades de alcanzar una compañía duradera. Fitzgarald nos conduce a través del relato y las vivencias de sus personajes por un laberinto de espejos. El mundano  y seductor Gatsby febrilmente enamorado de Daisy frente al aburrido y desilusionado Carraway que no sabe encontrar el atractivo a Jordan o las dos parejas— Myrtle  y George Wilson  frente a Daisy y Tom Buchanan— que viven un adulterio cruzado.
El desenlace podría decirse que encaja en cualquiera de los convencionalismos que maneja la narrativa europea tradicional. La muerte de Gatsby y de Myrtle, sugestionados por la idea de un futuro exento de miseria afectiva, los sorprende mientras intentan conquistar aquello que albergan sus sueños. En la lucha encuentran su final. En palabras de Borges pelearon por conseguir lo más alto, lo que tal vez nos dará el Cielo: "ser admitidos como parte de  una realidad innegable"; y perecieron en el intento.

A mi manera de ver, Fitzgerald logra en esta obra aquello que persiguen todos aquellos que se aventuran a escribir sobre otros, sobre todos. Agarrar la realidad como un rayo de luz y hacerla atravesar el prisma de la imaginación. El resultado es la descomposición de esa luz blanca en una amplia gama de tonos que, al fin y al cabo, son los que dan color a nuestra vida. Eso es lo que sin más ni más persigue, y a menudo consigue, la literatura.

Si quieres conseguirlo a través de Amazon haz click aquí

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Buena novela, yo aún la tengo pendiente. Por cierto, yo también participo en la inicitiva seamos seguidores gracias a la cual te he encontrado así que me quedo por aquí y te invito al mio: http://dragonesenelpaisdeloslibros.blogspot.com.es/

    Besos!! Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias. Entro en tu blog y prometo participación en él.

      Eliminar