viernes, 28 de abril de 2017

EL AMERICANO IMPASIBLE (Graham Greene)



"Que Dios nos salve de los inocentes y los buenos"

Así se expresa el jefe de la prefectura policial francesa, Vigot, refiriéndose a Pyle, joven estadounidense de treinta y dos años empleado en la Misión de Ayuda Económica americana. Le envió su país a la "conquista de oriente para la democracia"; nunca vio nada que no hubiese oído en una sala de conferencias ni expresó algo que no hubiese escuchado a su padre. 



Por el contrario su contrincante, Fowler, se limita a contar la realidad de una manera yo diría que noble: no tiene opinión, ni ideología; es un reportero inglés que huye de una opresiva sociedad británica. 


Su información es aséptica, sin implicaciones. Fruto de su larga estancia en la zona,  conoce en profundidad todo aquello que ocurre a su alrededor en Saigón durante la guerra de Indochina (Vietnam, Laos, Camboya) durante el periodo de 1945 a 1954. 

De un lado los fuerzas comunistas del Viet-minh, apoyados por China, declaran la República Democrática de Vietnan; la Francia colonialista intenta oponerse. Consecuencia final: la partición del país en dos zonas que tendrán como frontera el paralelo 17. Al norte las fuerzas comunistas del Viet-minh, al sur los nacionalistas anticomunistas.

Phuong , una joven belleza oriental anmanita,  convive con Fowler en busca de un matrimonio provechoso que consiga estabilizar su vida en lo económico y en lo social. Lo suyo no es  amor, es la servidumbre en busca de un futuro; ese mismo futuro que Fowler teme y Pyle cree haber conquistado. La bellísima Phuong no alberga dudas, no sufrirá porque no tiene pensamientos u obsesiones, permanecerá fiel a aquel que le asegure el porvenir. 

No importa quién: Fowler o Pyle; Pyle o Fowler, en realidad los dos significan lo mismo. El británico no perdona al americano, le resulta insufrible esa impasible apariencia, esa simplicidad para serpentear entre la atrocidad y la bondad como si ambas fueran cabos de una misma cuerda y  pudiera amarrarse a cualquiera de los extremos a conveniencia. 


Fowler ofrece al joven americano la oportunidad del indulto, busca en la última conversación que mantuvieron un resquicio para la piedad y el perdón. Finalmente el final de Pyle llega de la mano de El papel de Occidente, verdugo a larga distancia, eficaz y silencioso.



Si quieres conseguirlo a través de Amazon Haz click aquí




No olvides que tus comentarios alimentan este blog

No hay comentarios:

Publicar un comentario